fbpx

Ahorrar en la factura energética se ha vuelto casi una obligación en los hogares españoles. Aunque creas que es una tarea imposible pagar menos, no lo es, basta con aplicar algunos consejos que te vamos a dar desde RTS a continuación.

Si bien es posible ahorrar en la factura energética cambiando de compañía o bien bajando el número de kilowatios contratados, es posible que no quieras hacerlo así. Y es entonces cuando estas acciones simples adquieren su protagonismo en tu casa.

¿Cómo ahorrar en la factura energética de tu casa?

Como decimos, hay algunas cosillas que sí se pueden hacer para lograr que la factura de energía de casa sea más pequeña, muchas de ellas son de “sentido común”. No obstante, te las vamos a mostrar, por si acaso no se te habían ocurrido.

Aísla bien tu casa

En muchas ocasiones, un mal aislamiento de tu casa provoca un mayor gasto de energía. La solución la tienes en usar revestimientos aislantes como las que te ofrecemos en RTS.

Desconecta todo lo que no estés usando

Y ojo, que decimos desconectar. Si tienes un electrodoméstico, por ejemplo, la televisión o el equipo de música, que no estás usando, asegúrate de que lo apagas por completo. Hay veces que dejamos el aparato en modo reposo y no apagado. Por si te lo preguntas, si tiene el piloto encendido, está en modo Stand By, no apagado.

Usa el programa frío de lavadora y lavavajillas

Cuando usas el programa de agua caliente de estos electrodomésticos gastas más energía, porque debe mezclarse luego con el agua fría para compensar. Si no te hace falta, mejor siempre programas de agua fría.

Apaga las luces que no uses, y si puedes, usa luces LED

Este es un consejo 2 x 1. Cuando salgas de una habitación, apaga la luz, y si no es necesario, no la enciendas. De este modo ahorrarás en tu factura, y, si las luces que tienes en casa son LED, verás como el ahorro es mucho mayor.

Usa el calor residual del fuego para terminar de hacer la comida

Cuando estamos cocinando, una vez la comida está haciéndose, podemos apagar el fogón para que la comida termine de hacerse utilizando el calor residual que queda.

Como ves, hay muchas cosas que puedes hacer para gastar menos energía, pero seguro que a ti se te ocurren muchas más. ¿Nos las cuentas?

Si quieres más información, contacta con nosotros.